LOGO-AF-FINAL.png

/ Historias que quedan por escrito... /

blog.png

La exigencia en la creación de un proyecto

Ha llegado el día. Sí, de hablar sobre la exigencia o, mejor dicho, MI exigencia. Mi autoexigencia al poder. Y a lo mejor me tiro piedras sobre mi propio tejado, pero por fin he podido ver que una de mis principales barreras ha sido y es la exigencia hacia mi misma. Si ya lo dicen, darse cuenta de algo es el primer paso para poder gestionarlo y mejorar. Pues eso.


Ya sabes, este blog ha significado des del primer día un lugar donde poder hablar más extensamente. Pero no te miento si te digo que también me es muy útil para hablarme a mi, para sacar de mi cabeza tooodas esas ideas y pensamientos que, te digo, a veces me agotan. Y oye, que me quitan un peso de encima cuando lo hago.


El caso; que me desvío del tema. Esta autoexigencia, a veces, me bloquea. Me frena. Me pone barreras, demasiadas a veces. Y me cuesta muchísimo de controlar. En su correcta medida, considero que no es negativa, pero cuando el síndrome del impostor llama a tu puerta o no ves el trabajo suficientemente bien como para terminarlo, parece como que no se acaba nunca. Y te cansas.

No seas tu mismo/a el que te frene a llegar donde tu quieres. Creo que siempre debe haber un poco de riesgo para movernos de donde estamos.


Esto muchas veces me ha llevado a borrar. Borrar mensajes, borrar publicaciones (¡ya publicadas!), e incluso eliminar un trabajo antes de entregar para volver a hacerlo. Y así, todo cuesta el doble. Y, ¿por qué publico esto por aquí? Principalmente, por dos razones:


La primera es que estoy contenta porque, en pequeñísimos pasos, estoy mejorando algunos aspectos relacionados. Me estoy atreviendo a tomar ciertas decisiones que tiempo atrás no hubiera hecho ni de lejos. Los días en que lo pongo en duda todo tampoco faltan, pero al menos, veo que estoy avanzando en el tema. Ni que sea publicar lo que me apetece, de la forma que creo y mostrar lo que soy sin poner demasiadas barreras, sobretodo a nivel profesional.


La segunda es porqué leer precisamente esto de otras personas me ayuda a identificarme y sentirme que no soy la única. Así que a lo mejor a ti también te pase si sientes que eres demasiado exigente mientras creas tu proyecto o con la vida en general. Por eso, quiero compartir contigo una cosa. Sólo una. Pero la considero ya importante en cuanto a la exigencia de mi trabajo se refiere y quiero centrarme en ella. En mejorar este aspecto, de momento. Es la siguiente:


"Pensar sí, pero no demasiado" Dudar - no hacer - quedarse en el mismo sitio. Bucle. He descubierto que pensar en exceso las cosas me crea ansiedad y malestar. Incluso hasta las cosas más insignificantes como seleccionar la foto que va a acompañar este post en el blog. Tanto a lo mejor no, pero casi. Ya no te digo las decisiones vitales, la perfección de un trabajo o la presentación que entregas para un proyecto. Creo que así no se avanza, más bien al contrario. Te colapsa, te sobrepasa, te bloquea. Así que mi mantra, que intento aplicar cada vez que mi cabeza me deja es: prueba y arriesga. Es la forma como veremos si las cosas salen como pensábamos o no. Y si no, las alternativas son infinitas. El objetivo es avanzar.


Así que si te sientes bloqueado/a en algo, si notas que el motivo eres tu mismo y las barreras que te impones, deja fluir. Cuesta mucho, lo sé. Pero que no seas tu mismo/a el que te frene a conseguir llegar donde quieres.


Como siempre, muchas gracias por leerme.

A.



Entradas relacionadas

Ver todo
image_6483441 (2)_edited.jpg

/ Soy Alícia, la persona que está detrás de cada letra, de cada palabra, de cada foto y diseño de este blog y web 

Bienvenido/a a mi proyecto. /

  • Instagram - Gris Círculo
podcast.jpg
mi-propia-marca-ok.png
suscríbete.jpg