• Alícia Farré

Los colores neutros como sobriedad visual

Simplificar. Esa es la cuestión de todo. Como siempre. Desde que me fijo más en las cosas, algo en mi ha cambiado. Dejar de llevar el automático puesto en mis rutinas me ha dado la oportunidad de observar y beneficiarme mucho más de todo mi entorno. Lo que tengo. Lo que vivo cada día. Y, sobretodo, decidir qué me hace sentir bien. La verdad es que, empezando con pequeños cambios, se puede avanzar mucho. Aunque a veces parezca que no.


La comparativa creo que puede estar en un periodo de tiempo medio-largo. Los cambios, no tienen sus resultados de un día para otro. Pero lo que verdaderamente es importante es confiar. A mi, por ejemplo, una actividad física muy diferente a la que estaba acostumbrada me está dando la energía que necesito para confiar en mi, para crecer y sentirme bien. Tanto a nivel físico como, sobretodo, a nivel mental. Otro cambio y ya más relacionado con lo que quiero hablarte en este post, es haber cambiado mi perspectiva en cuanto a los espacios y el materialismo que me rodea. Cada vez tengo más claro que el tópico de "Menos es más" potencia nuestra vitalidad. Está muy oída esta expresión, lo sé. Pero tengo comprobado que sienta bien. Que realmente es así. El orden. La calma y el descanso visual. Tan simple. ¿Si tienes todo lo que quieres y necesitas, para que llenar tu entorno de ruido y aspectos complementarios y (muchas veces) innecesarios? Y otra cosa. No necesitamos tanto como creemos.


Para conseguir eso, creo que es necesario llenar nuestra creatividad y inspiración en lugares que nos ayuden a ello. Y un aspecto importante de esos espacios son sus colores. ¿Te has preguntado alguna vez en qué lugar te sientes mejor? Seguro que te viene alguno antes que otro a la cabeza. Está claro. Pero pregúntate ¿porqué? ¿Qué hay en ese lugar? ¿Cómo es su ambiente? Seguramente, una razón esencial son sus colores. La psicología del color influye en ti de la misma forma que lo hace en el resto de personas. Y eso pasa. A mi también.


Es esa misma psicología del color la que influye en tu estado de ánimo, aunque no lo parezca. En tus sensaciones, en tu forma de ver una imagen, un lugar. Para mi, los colores neutros son los que más se reflejan en mi forma de ser; y los que más me gustan. Esos que también me ayudan a conseguir un espacio de relax, de descanso. Y lo que más me cautiva, su minimalismo visual.

Si bien es cierto que hay varios colores neutrales que no me identifican tanto, como negros, azules o grises oscuros, sí lo hacen los beiges, tierras y blancos. Poca saturación. Sobriedad. Y así se definen mediante la psicología del color*:

  • Blancos: Referencia a la pureza, a la tranquilidad, a la simplicidad.

  • Beige / crema: Despierta la calma, la serenidad, la calidez en un mayor grado que el blanco.

  • Gris: Poca incidencia con una saturación suave. Más seriedad. Neutralidad.

  • Marrones y tierra suaves: Evocan también a la naturaleza, la seriedad; un tanto rústico.

*Aclaración: el significado de los colores y su psicología puede variar, sobretodo, según las diferentes culturas y regiones. En ese post se hace referencia al significado en el mundo occidental.

¿Te has preguntado alguna vez en qué lugar te sientes mejor? ¿Y el porqué? ¿Que hay en ese espacio? ¿Crees que pueden influenciar sus colores?

A lo mejor piensas que esto no va contigo. Pero quiero compartir contigo una reflexión que a mi me ayudó. Muchas veces damos por hecho ciertos aspectos de nuestra vida simplemente "porque sí". Porque siempre han sido así. Y está bien si crees que te beneficia. Aún así, no nos fijamos en millones de cosas que pasan a nuestro alrededor y que, de una forma u otra, nos condicionan. Nos afectan. Y no nos damos cuenta. Empieza por fijarte en los pequeños detalles. En frecuentar esos lugares donde estás bien. Simplemente por el hecho de estar. Nada más. Sólo tu vas a saber lo que necesitas. Pero tu entorno puede ayudarte. Mucho.

Una vez empieces a creer que tu entorno y hasta el más pequeño cambio te afecta, podrás darte cuenta que incluso lo que parece más insignificante, como los colores de una pared o los de tu ropa, te identifican. Te hacen sentir bien (o no). Y encontrarlos y saberlo, te ayuda a seguir descubriéndote; te hace crecer.


A ti, ¿cuáles son los colores que más te identifican? Observa y cuida tu entorno. Cambia de perspectiva.


Muchas gracias por leerme.

A.


thumbnail_IMG-20200704-WA0024_edited.jpg
  • Instagram

Todo el contenido y fotografías de este blog pertenece a Alícia Farré. Todos los derechos reservados. 

Alícia Farré © 2020